Quienes Somos

Quienes Somos

Narcóticos Anónimos (NA)

Es una asociación internacional sin fines de lucro al servicio de la comunidades. Está formada por adictos en recuperación y ofrece apoyo a cualquier adicto que quiera verse libre del consumo de drogas. El alcohol es una droga.

Narcóticos Anónimos  surge del programa de Alcohólicos Anónimos de a fines de la década de los años 1940 realizándose las primeras reuniones en Los Angeles, California a comienzos de los años 1950. Al principio su crecimiento fue lento, pero a partir de la década de 1980, cuando se publica su primer Texto Básico, NA comienza un crecimiento sostenido. Hoy es considerada una de las más antiguas y mayores asociaciones de adictos en recuperación que se conoce en el mundo

El método de Narcóticos Anónimos para la recuperación de la adicción a las drogas es enteramente no-profesional, contando solamente con el apoyo mutuo de sus miembros. Creemos que el éxito del programa de Narcóticos Anónimos se basa en el valor terapéutico de un adicto que ayuda a otro.

NA está  abierta a cualquier persona que quiera parar con el consumo de drogas, independientemente del tipo de drogas que use o usaba. No hay restricciones sociales, religiosas, económicas, de profesión, raciales, étnicas, nacionales, de preferencias sexuales, ni de ninguna clase para ser miembro; el único requisito para ser miembro es el deseo de dejar de consumir drogas.

Mantenemos una política de cooperación, no de afiliación, en nuestras relaciones con otras organizaciones, es decir no nos asociamos explícitamente ni nos oponemos a ninguna otra organización o método asociado al problema de la drogadicción.

No ofrecemos financiación a otras organizaciones ni aceptamos financiaciones que vengan por fuera de nuestra confraternidad.

No tenemos opiniones sobre cuestiones ajenas, incluso en aquellas relacionadas con adictos o con la adicción. No somos una organización antidroga o que prohíbe el uso de ellas, tampoco opinamos sobre su penalización  o legalización.

Narcóticos Anónimos tiene una única misión: proporcionar un ambiente dentro del cual los adictos a las drogas  puedan ayudarse los unos a los otros a parar de consumir y encontrar una nueva forma de vivir.